Los sistemas operativos Microsoft Windows 7 (o la familia Windows en general) traen por defecto una apariencia azulada básica que no siempre es la más amigable. En este artículo, vamos a ver cómo personalizar Windows para que éste tenga una apariencia más agradable, tanto de forma manual como usando un gestor de estilos para Windows.