En sistemas GNU/Linux, la mayoría de las tareas administrativas son generalmente más fáciles de llevar a cabo mediante el intérprete de comandos que a través de la interfaz gráfica. También hay que recordar que existen distribuciones GNU/Linux sin interfaz gráfica (la mayoría suelen estar indicadas para servidores, así se obtiene mejor rendimiento y se aprovechan más los recursos).